Nacionales Sociedad

Contexto histórico del 28 abril 1965

coronel-francisco-alberto-caamano-deno
Escrito por Debate Plural

Dante Ortiz Nuéz (El Nacional, 26-4-14)

Desde el informe del presidente James Monroe al congreso de su país en 1923 y tras expandirse de Este a Oeste a lo largo del siglo XIX, Estados Unidos se constituyó en la cuarta nación de mayor territorio, vivió los procesos de la Revolución Industrial y desafió a las potencias europeas respecto a la presencia en Hispanoamérica, que entendía como área reservada para sí.

América Latina quedó siendo zona de influencia norteamericana desde mediados del siglo XIX y la consolido en 1898 cuando derrotó al imperio español y se apropió de Puerto Rico, Cuba, Filipinas y otros territorios en el Pacífico. Controló la Unión Panamericana y luego forjó la Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de la cual viabiliza su política imperial para los Estados neocoloniales hasta el advenimiento de Chavéz al poder en 1998 y la creación del Consejo de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

Tras finalizar la segunda gran guerra imperialista en 1945, Estados Unidos surgió como líder del mundo capitalista y la Unión Soviética como líder del mundo socialista; ambas ejercieron una hegemonía compartida que se articuló en los Tratados de Yalta, hasta 1989 cuando implosiona la URSS.

Para 1947 surgió la llamada Guerra Fría que se caracterizó por enfrentamientos en todos los órdenes entre norteamericanos y soviéticos, con apoyo de sus respectivos aliados. Estados Unidos creó el Tratado del Atlántico Norte (OTAN o NATO) y los soviéticos el Pacto de Varsovia, entidades militares que mantuvieron en vilo a la humanidad por su propensión a producir y acumular armas letales con las que se amenazaban mutuamente y que sirvieron de disuasión a los proyectos político-militares rivales.

El mundo vivió situaciones de tensión que lo pusieron al borde de una guerra termo-nuclear, que nunca se produjo pues implicaba la desaparición del género humano, gracia a la conciencia pacifista de millones de personas en todo el mundo y a la responsabilidad de algunos líderes mundiales que se oponían al uso de las armas para solucionar conflictos sin importar su origen y naturaleza, así como a las movilizaciones de millones de ciudadanos en todo el orbe contra las mismas.

El Caribe, en cuyo epicentro se ubica la Española, resignifica su importancia geopolítica estratégica regional al ser definido como la tercera frontera norteamericana, lo que constituyó uno de los factores para la ocupación militar de la isla en 1915 y 1916 hasta 1924 y 1934, como parte del proceso expansionista fuera de su territorio.

Tras la victoria del Movimiento 26 de Julio en Cuba en enero de 1959, en el marco de la Guerra Fría, la resonancia del triunfo revolucionario impactó todo el Hemisferio Occidental y nuestra isla volvió a revalorarse, pues EEUU se trazó como objetivo evitar el triunfo de cualquier otro movimiento revolucionario democrático en el área de América Latina, y desde Santo Domingo se proponía impedirlo dando ejemplo de su determinación de aplastar los desafíos populares.

Así, cuando el Movimiento Constitucionalista fundado por el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez derrotó al ilegal y corrupto gobierno del triunvirato entre el 25 y 27 de abril de 1965, Francis Caamaño emergió como líder, y se propuso cumplir con los otros objetivos programático del movimiento: a) Reinstalar la Constitución de 1963 y b) Restituir a Bosch al Poder sin elecciones. Frente a eso Estados Unidos ordenó la cuarta invasión a República Dominicana, por que veía la potencialidad revolucionaria de otra victoria popular en el continente americano. En su lógica había que evitar tal victoria invadiendo el país.

El contexto mundial de la Guerra Fría, el marco político regional creado por la revolución cubana y la coyuntura en el país desde la promulgación de la constitución de 1963, la guerrilla del movimiento revolucionario catorce de junio, así como la vertebración del bloque popular en armas de los sectores históricamente interesados en la transformación de las estructuras económico-sociales de la nación, dieron lugar a que el bloque histórico en el poder, llamado por Bosch, Frente Oligárquico, entrara en pánico, concibiera y llevara a cabo la ocupación militar del 28 de abril de 1965, como respuesta estratégica de los enemigos del pueblo dominicano en el marco de la lucha de clases a nivel internacional contra la aspiración de los sectores populares de toda Latinoamérica.

Entre el 24y el 28 de Abril de 1965 tuvimos una Guerra Civil, Intestina, que se saldó a favor del pueblo, pero desde el desembarco de la 82va división aerotransportada norteamericana, la guerra tomó otro giro, se hizo guerra popular anti-imperialista y se inscribió en el contexto latinoamericano de enfrentamiento a las oligarquías y a sus aliados internacionales por los pueblos y sus vanguardias

 

El pueblo dominicano, representado en los militares constitucionalistas, los Comandos Constitucionalistas, las entidades de izquierda (Partido Socialista Popular y Catorce de Junio), PRD, PRSC, sindicatos como Poasi, e individuos democráticos, sacerdotes, haitianos, así como los hombres ranas y dirigentes estudiantiles de Fragua, Furr, Bruc, Uer e intelectuales y artistas y miles de hombres y mujeres anónimos dieron continuidad histórica a las hazañas bélicas de 1655 contra el imperio Británico, a la resistencia anti francesa de más de cien años, a Palo Hincado, a las victorias frente a los Invasores haitianos, a la Guerra de la Restauración y a las epopeyas de los nacionalistas y gavilleros de 1916-20. Quedó demostrado, una vez más, que no es lo mismo masacrar ciudadanos indefensos que enfrentar a un pueblo armado y bien dirigido que va a la guerra en aras de su dignidad. El conflicto se resolvió en la mesa del dialogo, no nos vencieron militarmente. Tal es su significado.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario